¿Disfrutas tu menstruación o son días molestos para ti? Aprende a cuidarte, descansar y mirar con atención y aceptación los cambios que experimentas durante esos días

La menstruación es parte del milagro de ser mujer, además de una oportunidad perfecta para hacer un stop en tu rutina y disfrutar de la regeneración interna que trae cada nuevo ciclo. ¿Cómo llevas este proceso?

¿Has tenido cambios en tu ciclo menstrual?

En estos días, es posible que tu ciclo menstrual se haya visto alterado y es natural porque te guste o no, hay un cambio en tu rutina, hábitos y también en tu cuerpo. Si la duración de tus ciclos ha sido distinta, tómalo con calma y obsérvate. ¿Qué está sucediendo? ¿Cómo está tu alimentación? ¿Qué pensamientos han tenido más importancia para ti? ¿Mantienes hábitos saludables, como el ejercicio?

Aunque no sea sencillo, es el momento de demostrar que la disciplina y esfuerzos combinados con la paciencia y la flexibilidad con la que puedes darte permiso para variar tus rutinas, serán puntos claves para mantener una buena salud menstrual. Ahora bien, ¿cómo ha sido la regularidad y el proceso de tus ciclos menstruales hasta ahora? ¿Te detienes a disfrutar del proceso y cuidas más de ti? ¿Tu periodo es doloroso y molesto? ¿O sencillamente no paras en tu ritmo de vida y tu menstruación pasa sin que se genere nada importante o trascendental en ti?

¿Cómo fue tu primer periodo?

Un factor clave en cómo serán tus menstruaciones a futuro es la menarquía o el momento en el que llega tu primer periodo. ¿Recuerdas cómo fue? ¿Alguien lo celebró? ¿O quizás fue algo que se escondió y hasta te hizo sentir avergonzada?

Independientemente de como haya sido, hoy tienes la oportunidad de sanar para limpiar tu linaje femenino y no solo reconciliarte con tu menstruación, sino también permitir que tus hijas y descendencia transiten un camino diferente.

En ocasiones, la llegada de la menstruación trae miedos, explicaciones abruptas por parte de los padres o de otras personas con información poco útil sobre sexualidad, en vez de la celebración del inicio de los ciclos que te permitirán renovarte cada mes y que a futuro se relacionarán también con tu maternidad. Es por eso que muchas veces vienen los cambios de humor, dolores de vientre, inflamaciones, pesadez y estreñimiento, entre otros.

Recordar cómo fue tu menarquía y cambiar los pensamientos, incomodidades y hasta la verguenza que pudo traerte te permitirán abrirte a disfrutar de tu menstruación, renovarte y hacer un stop en estos días sin que esto implique alterar por completo tus rutinas.

Haz un stop con cada menstruación

Quizás nadie te enseñó a vivir el proceso de la mestruación con amabilidad hacia ti y aceptación, por lo que puedes llegar a verlo incluso con una óptica masculina, en la que te niegas a parar por continuar en el hacer y en la rueda interminable de las actividades y compromisos. ¿Para qué insistir en alimentar tu lado masculino, en vez de equilibrar ambas polaridades?

Una vez al mes tienes la oportunidad de hacer una regeneración en la que la cantidad de cambios que se producen es permanente. ¿Alguna vez has hecho un diario con tu ciclo menstrual? No se trata solo de los días de tu menstruación, sino del ciclo completo. Si nunca lo has hecho, haz la prueba y aprovecha estos días en los que con un poco de esfuerzo y con tan solo dedicar algo de tiempo, podrás tener un panorama más claro sobre los cambios físicos, mentales y emocionales que se dan en ti.

  • Comienza el primer día de tu menstruación.
  • Divídelo en cambios físicos (inflamación, dolor, pesadez), mentales (agotamiento, soñar despierta) y emocionales (alegría, tristeza, rabia).
  • Agrega las fases lunares correspondientes con cada etapa de tu ciclo, esto te permitirá más adelante cómo está tu aspecto cíclico en comparación con la luna. En un ciclo sano, lo más natural es menstruar en la luna nueva, una etapa perfecta para la introspección.
  • Deja un espacio de notas para agregar cualquier sensación o aspecto significativo que no corresponda a esas categorías o que desees ampliar.

La menstruación es un milagro de la vida

Dependiendo de cómo haya sido tu proceso desde la menarquía hasta ahora, puede que aún sientas algo de verguenza o rechazo hacia tu menstruación, lo que muchas veces lleva a tener una desconexión con lo femenino. Sin embargo, el redescubrimiento y disfrute que puedes tener como mujer gracias a tu ciclo menstrual es único. ¿Por qué no aprovecharlo?

¡Cambia el foco!

  • Mírala como una oportunidad para depurarte y regenerarte.
  • Aprovecha el proceso de conexión con lo femenino para vivir y agradecer el regalo de ser mujer.
  • Reconoce el proceso como un espacio sagrado que te da la oportunidad para descubrirte.
  • Disfruta de cada etapa de la ovulación, eres cíclica y como mujer puedes disfrutar de estos cambios, aprende a conocerte y ábrete a cada emoción y sensación que experimentes durante todas las fases de tu luna menstrual.
Recommended Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.