Por la igualdad de género

Mujeres sin límites

La desigualdad de género entre hombres y mujeres ha promovido que muchas mujeres alcen su voz en defensa de los derechos del llamado “sexo débil”

El poder femenino tiene sus detractores, y es por ello que cada vez más mujeres se suman a movimientos e iniciativas por la igualdad de género. Esto va más allá del feminismo, porque a pesar de que muchas mujeres, organizaciones, víctimas de abusos o discriminación y figuras públicas han alzado su voz en contra de la desigualdad de género, aún hoy en día existen limitaciones para la mujer en diversos ámbitos.

¿Cómo reconocer la desigualdad de género?

Diferencias de salarios, acoso sexual, violencia doméstica (física o psicológica), matrimonios condicionados y hasta mutilaciones genitales, son parte de la realidad que se vive en distintos rincones del mundo.

Discriminación femenina en cifras

De acuerdo con datos de ONU mujeres, los abusos, discriminación y violencia de género en contra de la mujer son una realidad latente a escala global.

– Más de 750 millones de mujeres se casaron antes de cumplir los 18 años.

– A pesar de que 144 países incluyen en su legislación políticas en contra del acoso sexual, muchas mujeres aún lo enfrentan día tras día.

– Una de cada tres mujeres ha experimentado violencia física o sexual, muchas veces por parte de su pareja.

– Al menos 200 millones de mujeres y niñas se han sometido a una mutilación genital en unos 30 países, la mayoría, antes de los cinco años de edad.

– Las mujeres reciben solo 77 centavos por cada dólar de salario de un hombre. La diferencia es mayor en las mujeres con hijos. A las mujeres muchas veces se les paga menos por hacer el mismo trabajo.

Romper las cadenas de la discriminación sexual

A pesar de que a aún hay mucho por hacer en pro de la igualdad de género, además de para garantizar el respeto a la mujer y su integración tanto en la sociedad como en el entorno laboral, sin ningún tipo de discriminación, muchas mujeres siguen alzando su voz en defensa de aquellas cuya realidad no les permite expresarse.

Las múltiples publicaciones compartidas con los hashtags #MeToo y #YoTambién, luego de los escándalos iniciados en Hollywood, desencadenaron una ola de denuncias en contra del acoso sexual, y aunque este es solo un ejemplo, las declaraciones, publicaciones y movimientos en pro de la defensa e igualdad de los derechos de la mujer son una constante, no solo en las redes sociales, sino también en los medios de comunicación y en la cotidianidad.

Igualdad de derechos para el género femenino

Las brechas tienden a cerrarse y la realidad se orienta a una sociedad justa y equitativa para los derechos de la mujer. Sin embargo, aún queda camino por recorrer. A veces, se piensa que por tener libertad y derecho de elegir parejas, trabajos y condiciones de vida, otras también viven esa realidad y no es así. ¿Te has preguntado cómo puedes colaborar?

“Juntas somos más” es uno de los lemas de la unión y empoderamiento femenino. ¿Qué te limita para apoyar y contribuir con el crecimiento de otras mujeres?

– Comienza el cambio por ti, al valorar tu libertad y agradecer por vivir sin limitaciones reales, más allá de las que tu propia mente te impone.

– Infórmate sobre las condiciones y situaciones de mujeres que estén tanto en tu entorno cercano, como en otras fronteras.

– Ayuda a las mujeres que estén cerca de ti a empoderarse y a romper las cadenas que las mantengan sumidas en la discriminación o desigualdad de género. Puedes hacerlo con una simple conversación, o a través de alguna colaboración más directa en lo personal, o en su entorno familiar, laboral o social, dependiendo de su situación y condición de vida.

– Súmate a movimientos que exalten a la mujer y las impulsen a desarrollar sus metas, bien sea con emprendimientos, coaching o algún otro tipo de contribución.

– Difunde esta información en tu entorno inmediato y en las redes sociales para crear una cadena de apoyo y valoración entre las mujeres. Esto les permitirá crecer y empoderarse juntas en pro de una sociedad sin discriminación, ni violencia o acoso sexual, con el respeto y la igualdad de género como premisa.

Recommended Posts

Leave a Comment