Si tienes estados de ánimo cambiantes, es hora de mirar cuáles son los pensamientos y memorias que los activan, ¡es muy sencillo!

Hay días en los que los cambios, responsabilidades, tareas y todas las rutinas de la cotidianidad abruman. A veces, solo quieres tomarte un tiempo y simplemente decir que paren el mundo, porque quieres bajarte. ¿Te ha sucedido?

Ante una situación de estrés o ansiedad, existe la tendencia a buscar actividades que distraigan o motiven, como ir al gimnasio, revisar la agenda del día, hacer un cambio de look o ir de compras. Sin embargo, muchas veces este tipo de soluciones no resuelven el origen de esos estados de ánimo.

 

Tus pensamientos crean tu realidad

Aunque esto parezca el título de algún libro de autoayuda o de un curso motivacional de bolsillo, es una realidad. Los pensamientos y sentimientos van directamente ligados. Cualquier idea, consciente o inconsciente, puede desencadenar estados de felicidad temporal o bajar el ánimo sin una razón aparente. Cada pensamiento o percepción de lo que te rodea, además, viene cargado de memorias, experiencias y emociones, como un torbellino interno que no puedes canalizar en todo momento.

 

Control + Alt + Delete

Aunque no te voy a prometer que cambiarás tus pensamientos en un día para llegar al estado Zen que muchos anhelan, si te comprometes con el hecho de hacer una limpieza de pensamientos, recuerdos y cargas emocionales (internas y externas), lograrás ampliar tu percepción de lo que te rodea.

La meta está en cambiar el filtro de tus lentes y mirar todo en un nuevo color, o en muchos. Si lo haces ciertamente no te vas a iluminar o a alcanzar la felicidad plena y permanente (a fin de cuentas, ¿quién tiene eso? Lo único constante en la vida es el cambio); lo que sí tendrás es otro estado de ánimo y la apertura a nuevas experiencias, sin vicios, creencias ni juicios previos. ¿Te animas?

 

Comienza el Reto Reset

¿Qué sucedería si te atreves a mirar a tu alrededor como si fuese la primera vez? Haz la prueba de percibir cada objeto, sonido y sabor sin imprimirle ningún tipo de carga previa. Da el primer paso con un ejercicio sencillo.

  1. En donde estés, observa algunos objetos al azar. Revisa rápidamente qué recuerdos te traen, con qué o con quiénes te conectan y qué emociones vienen a ti cuando tienes esos pensamientos.
  1. Haz la prueba de mirar nuevamente tu entorno y seleccionar algunos objetos. Esta vez piensa en sus nombres y utilidad. Piensa en su verdadera naturaleza y propósito.
  1. ¿Qué puedes concluir de este ejercicio? ¿Cómo percibes la realidad?

 

Sin dramas, sin juicios

Camina durante algunos minutos y atrévete a dar nombres nuevos a lo que te rodea, como si estuvieses creando tu propio mundo. Haz algo nuevo cada día, prueba un plato distinto en tu restaurante favorito…Puedes hacer estas actividades y crear otras que se ajusten a tu realidad. La experiencia será netamente personal, el único requisito es que la disfrutes y te abras a nuevas sensaciones.

 

Desempaña el cristal con el que miras las cosas, limpia el filtro de una vez por todas y verás que mucho de lo que te sucede o sientes es tu propia responsabilidad. Crea tu propio Reto Reset y libera tu mente de juicios y de todo aquello que no aporta a tu verdadera percepción de la realidad. ¡Comienza hoy!

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Diana Lucía Sanchez
    Responder

    Hola!
    Estoy interesada en el e-book
    Gracias

    • Samai Suti
      Responder

      Hola Diana, te lo envié a tu correo. ¿Lo recibiste?
      😉 avisame

Leave a Comment