Cada figura es un símbolo de equilibrio que representa distintos aspectos de tu cuerpo físico, psique, relaciones y espiritualidad, entre otros aspectos, ¿quieres conectar con tu mandala personal?

Si te gusta pintar mandalas o cada vez los encuentras con mayor frecuencia a tu alrededor, seguramente no es producto de la casualidad. Aunque los mandalas no son una creación moderna, es ahora cuando se han dado a conocer y se han expandido de distintas maneras, desde ornamentos para las casas, hasta llegar a convertirse en el producto de consultas personalizadas con las que se realizan mandalas personalizados.

De acuerdo con la combinación de colores, formas y con todo lo que se expande desde el centro y se ramifica en estas esferas, se puede ver reflejado el retrato de la propia vida de la persona o de una situación determinada. Sin embargo, ¿cómo se hacen y de qué manera puedes conectarte con ellos?

¿Qué es un mandala?

Los mandalas son círculos sagrados que se corresponden con el estado de tu ser y esencia. Estas figuras nacen de un centro y se expanden por los cuatro puntos cardinales. A través de ellos es posible organizar los aspectos internos y externos en la vida de una persona, desde el espacio físico, hasta su conexión espiritual.

Un mandala es la representación de la propia vida en equilibrio, es aquello que se busca armonizar y alcanzar de manera fluida, sin juicios y sin dar lugar a los ciclos abiertos o inconclusos. Para realizarlos, puedes hacer dibujos libres en esferas, o bien pintar los que vienen predeterminados en distintos libros. Nada es casual, por lo que la combinación de colores que elijas, las formas que representes e incluso los espacios que dejes en blanco, tendrán un significado.

¿Cómo conectarte con tu mandala personal?

Si bien es posible que desarrolles o estudies teorías del color, o que busques los significados de las líneas y figuras geométricas, una consulta personalizada de mandala es la que podrá llevarte tanto a manejar un análisis profundo de la manera como trabajas con los colores y formas en tus mandalas, como a crear uno propio, que sea el reflejo de tu propia esencia y experiencias. ¿Cómo lograrlo?

Durante la sesión, irás expresando distintos aspectos de tu vida, proyectos y la situación que estás atravesando en el momento presente. El objetivo es crear un símbolo que represente el espacio o punto en el que estás y a dónde quieres llegar. Como por arte de magia, aunque la realidad es que estos aspectos se vinculan con tu psique y tu alma, podrás ver representada esa radiografía de ti misma en el círculo de poder. Una vez que lo tengas, solo necesitarás lograr un vínculo y conexión con él para disfrutar de sus beneficios.

Mandalas en casa

Además del trabajo que puedes realizar en la consultoría personalizada, también tienes la posibilidad de realizar tus propios mandalas en casa. Solo necesitarás tomar el tiempo necesario, relajarte, acompañar el proceso con tu música favorita y activar tus cinco sentidos.

– Puedes comenzar con los que vienen prediseñados. Mientras los pintas, observa qué sientes, qué colores utilizas y toma nota de todo el proceso.

– Antes de dormir, prueba pintarlos en tonos pastel para liberar el estrés.

– Escribe las emociones y sensaciones que te generó el proceso.

– Medita con el mandala que te haga sentir una conexión más profunda.

– Si lo deseas, cuando inicies la asesoría, lleva todo este trabajo previo, porque sin duda será de provecho para la creación de tu propio mandala, esa representación única de tu esencia.

Recommended Posts

Leave a Comment