¿Estás proyectando lo que quieres atraer?

Mostrar una imagen acorde a lo que deseas alcanzar y vestirte tal como quieres lucir al lograr tus metas, es el primer paso para atraer la energía de los cambios

Muchas veces se prefiere esperar por el “momento ideal” para un cambio de look o la renovación del guardarropa. “Cuando adelgace, me compraré ropa nueva”, “Cuando tenga novio me arreglaré”, “Cuando me asciendan, me vestiré así…” son algunas de las excusas para postergar un cambio de color en tu cabello, un nuevo corte, o una transformación radical en tu estilo. Y si vas más allá, un cambio profundo en tu interior.

Cuando te miras al espejo, ¿estás satisfecha con tu reflejo o hay algo que deseas cambiar? Aunque es probable que no estés conforme con tu peso, algunos de tus rasgos o ciertas zonas de tu cuerpo, lo más importante es que te reconcilies con tu imagen y reflejo, sin recrear carencias ni sumergirte en los lamentos, porque si experimentas algún tipo de insatisfacción, eso es lo que proyectarás a tu entorno.

¿Qué te separa de la imagen que deseas tener?

Tal vez en algún momento hiciste juicios de valor sobre tu imagen, tu voz o vestimenta, o quizás otros los hicieron en tu entorno. Estas afirmaciones o programas a veces quedan sellados o archivados, como en un disco duro, y aunque no pienses en ellos constantemente, de alguna manera afectan la percepción que tienes de ti y la seguridad en lo que deseas proyectar y atraer.

Tres visiones

La tríada está entre cómo crees que eres, lo que muestras a los demás y lo que deseas proyectar. El equilibrio está en lograr equiparar estos aspectos.

¿Te ha sucedido alguna vez que recibes muchos halagos cuando simplemente te vestiste con lo primero que encontraste en tu armario? O quizás, luego de arreglarte durante horas e incluso cambiar de look, ¿no has recibido los cumplidos que esperabas? ¿Te arreglas para ti, o para los demás?

La necesidad de la validación externa le resta mérito a la propia imagen y a lo que se desea proyectar. Es muy distinto hacer un cambio de look, probar con nuevas técnicas de maquillaje o de vestimenta debido a una motivación interna, que generar los cambios solo con el objetivo de imitar a otras mujeres o complacer al entorno. Conéctate con lo que quieres proyectar, generar y atraer y exprésalo con tu estilo personal.

Cambios internos

Si bien es cierto que la feminidad integra la belleza externa, no se trata de disfrazarte para imitar a una actriz de Hollywood o a la realeza, por el simple hecho de que tal vez no hayas descubierto tus propios atributos. El secreto está en mostrar aquello que llevas dentro y combinarlo con tus metas y objetivos, con la imagen de la mujer en quien te quieres convertir. Si la diferencia entre lo que quieres y lo que muestras es muy grande, entonces ¡manos a la obra! Tienes la oportunidad de cambiar cuando lo desees.

No se trata de ir a comprar ropa y maquillaje. La belleza realmente es interna, y no con esto quiere decir que te permitas desmejorar tu aspecto físico, porque mantenerte bella es una clara señal de autoestima. Sin embargo, tu actitud, cómo te sientes y el hecho de hacer los cambios porque verdaderamente lo deseas, por una motivación intrínseca, son algunos de los secretos para mantener una belleza natural, real y duradera, sin importar tu edad, profesión o condición social.

¡Prepárate para proyectar lo que quieres atraer!

Haz las paces contigo misma. Reconcíliate con el pasado y de cara al futuro, una vez más, mírate al espejo, y ahora pregúntate ¿qué te separa de la imagen que deseas tener? Toma lápiz, papel y un espejo para hacer un breve ejercicio.

– Cierra tus ojos y visualiza a esa mujer que deseas ser. Puedes inspirarte en alguien que admires o simplemente pensar en ti a futuro. ¿Dónde vivirías? ¿Con quién? ¿Cómo te vestirías?

– Tómate unos minutos para contemplarte realizada, exactamente con aquello que deseas atraer y vestida para la ocasión.

– Abre tus ojos y mírate nuevamente al espejo, contempla tu sonrisa, tus atributos y confía en que tienes todo el potencial para hacer los cambios necesarios que te lleven a lograr verte exactamente como deseas.

– Escribe tres tareas para iniciar los cambios, plantéate un tiempo razonable para alcanzarlas y comprométete a partir de este momento con la imagen que quieres y mereces.

Recommended Posts

Leave a Comment