Eres aprendiz y también maestro

En el transcurso de la vida nos conseguimos con varios tipos de maestros para despertar nuestra consciencia; está en nosotros quererla elevar.

La vida trae las lecciones por distintos caminos, espacios, personas y experiencias hasta que las asimilas. Es por esto que a veces se repiten situaciones sin ninguna explicación aparente, o bien se dan cambios abruptos, choques o quiebres, muchas veces por dejar de escuchar o no saber interpretar las señales que saltan a la vista. ¿Cómo quieres aprender?, ¿cómo deseas que sean tus procesos de cambio? No estás solo, cada aprendizaje llegará de la mano de un maestro, hasta que afrontes la oscuridad y la trasciendas para reconocer tu maestría en quienes están a tu alrededor. ¿Qué tipo de maestros se han presentado en tu camino?

1. Maestros verdugos

Los maestros de la oscuridad, esos que vienen a mostrarte tu parte oscura, la que maneja el inconsciente, las carencias, pueden venir disfrazados.

Primera etapa

Al principio te mantienes en la ilusión y crees que todo brilla, pero como la energía nunca miente, poco a poco esa persona te va mostrando lo peor de sí, para ponerte a luchar con su sombra, que al final viene a limpiar la tuya.

El proceso

El ego se encarga de disfrazar y moldear lo que quiere creer y te conviertes en tu propia trampa (culpabilizando al otro)

– ¿Qué parte de ti atrajo ese tipo de situación o persona?

– ¿Qué habría que hacer para contrarrestar o compensar esa circunstancia?

¡Aha moment!

Te confrontas para confiar en ese momento en el que sabes que tienes que salir de allí pero no consigues el cómo.

¿Acaso el universo te está pidiendo eso de inmediato? Lo primero que te pide la existencia es que te des cuenta de tu incomodidad, de que tu inconsciente creó esa situación porque hay “algo” por resolver dentro de ti. Simplemente te está diciendo que en donde no brillas tu naturaleza no se merece estar.

Resistencia

Esa confrontación duele, pero le duele al ego, porque el alma sabe y comprende que es para liberarte de lo que te hace sufrir, pero como hay miedo al cómo, te quedas más tiempo de lo necesario ahí forzando la situación.

Recuerda que no todo el mundo quiere ser salvado, que no todos quieren cambiar y transformarse, hay quienes son adictos a las energías de otros, también al poder o el sufrimiento.

Aprendizaje

Cuando decides aprender el maestro verdugo deja de tener peso o fuerza en tu vida porque identificas y recuperas tu poder.. y se convierte en una joya que te pertenece, que siempre ha estado en ti pero que no atrevías a pulirla, moldearla, observarla para dejarla brillar.

2. Maestros “puente”

Hay otros tipos de maestros que son antítesis y aún así hay afinidad Son como esa parte de ti que se siente feliz, empática, por un tiempo, hasta que la vida te empuja a tener que cruzar el puente.

Misión

Ellos te muestran el camino porque ya lo han transitado cada uno en su esencia. Es un camino diferente al tuyo, justo lleno de lo que has luchado por conseguir, pero la carencia y las creencias limitantes no te han permitido alcanzar lo que ya el otro hizo por naturaleza.

Modelos de roles

Este maestro no viene a enseñarte, viene a mostrarte lo fácil que se cruza el puente, viene a dejarte en la entrada del camino que ya recorrió. Desde su confianza te hace ver que es un camino real, que existe y se puede alcanzar, te muestra que tienes la energía necesaria para reconocerlo.

Resistencia

Te vuelves a preguntar, ¿cómo?¿Cómo recorro el camino? ¿Por qué a el/ella se le hace tan fácil y a mi no? y vuelves a paralizarte o a huir… Te cuesta aprender la lección porque quieres que alguien estudie y pase la prueba por ti.

Aprendizaje

Si no te atreves a trabajar los juicios de valor de las creencias limitantes, vendrán nuevos maestros a dejarte de nuevo en la en la entrada del puente para mostrarte la lección que aún falta por aprender.

3. Maestros compañeros / espejo

Están los que eran los maestros de caminos, esos con los que sintonizas con la misma energía, te identificas con ellos y a la vez te complementan.

Juego de polaridades

A veces están en la luz y a veces en la sombra; a veces son espejos y en otros momentos, complemento (como el Yin y el Yang).

Aprendizaje compartido

Está en ti discernir que de esa proyección hay que fortalecer, asumir la total responsabilidad de tu individualidad mientras te compartes con el otro, para así convertirse en compañeros de camino, incluso amantes del aprendizaje, amantes de la vida, amantes de sentir y ser la felicidad individual que nutre, complementa y se eleva en compañía del otro.

4. Maestros espirituales

Son aquellos seres con los que tu corazón vibra alto, que en diferentes planos, espacios o mundo se relacionan y forman parte del tuyo.

Conexión permanente

El canal de comunicación con ellos siempre está, solo que mantenerlo abierto, claro y limpio dependerá de ti, aunque tu ego lo puede ir obstaculizando con miedos, falta de credibilidad, y fe.

Apertura de corazón

La comunicación espiritual que a veces no tiene explicación; tienes que sentirla en el corazón, hacer que el ego se desvanezca, resetear tu mente y estar abierto de mente y corazón como un bebé que está libre de condicionamientos, con el amor más puro despierto a vivir, a ser, a vivir la inocencia, el amor y la creatividad todos los días.

Atención a las señales

Estos maestros son fieles a ti, siempre están para escucharte, apoyarte, guiarte sostenerte, amarte, mostrarte el camino y te lo muestran, te mandan las señales de muchas formas a través de sueños, pensamientos, mensajes, personas.

Resistencia

Si no los escuchas, interpretas o comprendes, tu ego los bloqueará. Hasta que te consigas acorralado por tu falta de paciencia, ignorancia o ira.

Reconócelos

– A veces se materializan y se manifiestan en forma de amor y personas que son luz en el camino, que apoyan, sostienen, con una simple palabra, compañía o grandes favores.

– A veces estos maestros aman tanto que dejan el libre albedrío y ahí tienes la oportunidad de elegir si construir o destruir y volver a generar el ruido de la propia mente y vuelves a repetir la historia del maestro verdugo, en ese círculo vicioso.

Honrar a los maestros

Pase lo que pase, estés con el maestro que estés, nunca te desconectes de lo que pide tu corazón, porque mereces vivir junto a la guía de tus maestros. Llámalo Dios, universo, Buda, familia, pareja, hijos, amigos, duendes, unicornios, estrellas, átomos. El amor tiene infinitas formas al igual que los principales maestros de la vida, quienes de una forma u otra te van a pedir aprender a amarte a ti mismo; está en ti elegir si es desde el miedo o a partir del amor.

Confía en el amor

Hoy elige el amor, y agradece a los verdugos que te forzaron a limpiar la joya que eres, recuerda que hay mejores maneras de aprender. Practica para ser feliz.

– Elige la inocencia del amor libre de ego, la sabiduría, las personas que te sumen, que admires. A quienes expresen su creatividad y te inviten a la aventura de amar.

– Elige la madurez del amor en base a tus experiencias previas y enseñanzas de tus maestros de camino.

– Elige amar con la sabiduría de un maestro de luz, con la apertura de una mente y corazón limpio.

– Ilumina a tu ser como los grandes maestros que trascendieron al ego. 

¿En busca de un maestro?

Si crees que aún no sabes identificar a los maestros que llegan a tu vida, o quieres aprender desde la fluidez y con una nueva consciencia, puedes aprovechar la oportunidad para hacerlo con el apoyo de un life coach. Estas personas ya han transitado parte del camino y pueden guiarte para crear un plan de acción con el que transformes la sombra en luz, las excusas en un plan de acción y alcances tu propia maestría para que con tu ejemplo, seas a la vez una fuente de inspiración  para otros. ¿Qué esperas?

Recommended Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.