Conecta con la Gratitud

¿Sabes agradecer?

La gratitud es un estado de conciencia que se incorpora en el día a día, agradecer por lo que ya tienes es el primer paso

Mucho se dice sobre la importancia de agradecer, desde el aire que se respira, el techo que protege a diario, la vida y la posibilidad de acceder a recursos que se dan por sentados, como el agua o el sol. Sin embargo, el estado de gratitud va más allá de eso, se trata de mirar cada día con un lente en el que todo lo que sucede, deja un aprendizaje. 

Durante el día a día, muchas veces la ansiedad por el futuro, o añorar el pasado, no permite disfrutar el momento presente, los logros alcanzados, incluso aquellos pequeños y cotidianos que aunque parecieran insignificantes, son los que suman al estado de bienestar, plenitud y a la sensación de gratitud que se genera con los placeres más simples. 

Gratitud como puerta para atraer lo que deseas

La gratitud es una fortaleza o virtud, un estado de conciencia o de apertura. ¿Cómo trabajarlo?

  • El primer paso es agradecer tanto por lo que quieres como por lo que tienes. Esto te abrirá la puerta para generar confianza en aquello que quieres atraer. Será como un acto de fe.
  • ¿Sabes lo que quieres atraer a tu vida? Si deseas abundancia, amor y paz, busca ser agradecida por el estado en el que te encuentras en el presente. Reconoce esa sensación de plenitud en el agradecimiento y te encontrarás con un imán que te conectará con otras virtudes.
  • Agradece por todo, aunque sientas que hay situaciones que no lo ameriten. Con lo que no estés a gusto, aquello que te haya causado dolor, sonríele a esas circunstancias y abrirás así un estado de confianza y fe.

Agradece el encuentro con el otro

Más allá de la cordialidad y amabilidad, la gratitud y sus beneficios también se generan en el encuentro con los demás.

Comienza a tener el estado de gratitud en relación con los otros, míralos a los ojos o responde con agradecimiento a sus acciones para conectar con el estado de gratitud en tu interior. Esto será de gran ayuda si no eres una persona agradecida por naturaleza, o si mantienes en ocasiones estados de negatividad y autocrítica.

Más allá del agradecimiento

No se trata de dar “gracias” mecánicamente por lo bueno y por aquello que no pareciera tan positivo. 

Es válido revisar cuando una situación genera incomodidad o malestar y más allá de agradecer por el aprendizaje, sin profundizar en el mal sabor que dejó el momento, se trata de mirar para qué se generó ese escenario en un momento dado y qué se puede mejorar o cambiar cuando se presente algo similar. 

Todo es pasajero y deja un aprendizaje y por esto, luego de reflexionar sobre el tema valdrá la pena agradecer. 

Recommended Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.