Al superar las crisis, las piedras son regalos y bendiciones.

Puedes mover unas cuantas pierdas a punta de fuerza bruta solo por un tiempo determinado, terminarás agotado y desistiendo; lo más fácil es darte por vencido, llevar el peso encima y resistirte al cambio.

Las piedras constituyen el elemento más antiguo de la tierra, ellas guardan todo el conocimiento de la historia; en tu mundo interior representan el aprendizaje y la sabiduría, depende de ti hacer de ellas una carga o una liberación.

A medida que te vas haciendo adulto pareciera que la vida tuviese más, y más peso, te esfuerzas por avanzar para alcanzar nuevos objetivos y solo con las tareas del día te encuentras en medio del caos, perdiendo la motivación, el interés por llevar una vida más ligera, alegre y feliz. Sucede que vas acumulando cada experiencia negativa, problema, rabia o frustración, y ese peso lo llevas en la mochila imaginaria de tu espalda, sin comprender y tener el valor de sacarle provecho a cada obstáculo que se te presente, saber que puedes liberarte de las piedras en el camino hacia el triunfo.

Si te dieras el espacio para hacer una pausa y comenzar a familiarizarte con tus piedras, lo que ellas ocupan y simbolizan en tu vida, el tiempo que las has cargando sin necesidad, sería más sencillo ver las oportunidades de evolución que ellas te brindan. Cada vez que tomes la decisión de superarlas encontrarás ese carbón que puede ser transformado en diamante.

En la naturaleza las piedras no crecen, exceptuando las estalactitas y estalagmitas ¿verdad?, sin embargo en tu mundo interno sus cambios son variables, hasta que examinas en qué momento las tomaste y dejaste que ocuparan más peso que tu propia vida. Hay aprendizajes que el tiempo dirige y en este caso te preparas a tener resistencia para convertirte en la piedra angular, darte a ti mismo la fuerza y estructura que te permitirá construir en el castillo de tus sueños, ¡Vivir una vida que merece ser vivida!

En la #Dosispositiva de hoy comparto cuatro tipos de piedras como metáforas en tu vida. Te invito a identificar cómo están reflejadas en ti, para que así puedas soltarlas con responsabilidad y llevar una vida más liviana.

Identifica:

  • ¿Qué tipo de piedra es?
  • ¿Examina desde cuándo la(s) estás cargando?
  • ¿En que área de tu vida te han limitado?
  • Toma una pequeña acción diaria que te apoye a pulir ese diamante en bruto.

¿Te quieres sentir más liviano y feliz?

Cuéntanos cómo te va con este ejercicio

¡Queremos escucharte!

XoXo

Samai Suti 

#ElTriunfo del Equilibrio.

 

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Sara Villanueva
    Responder

    Hola como estas sabes te escribo porque en verdad me siento muy triste cansada sin fuerzas de seguir, tengo muchas rocas en el camino y no se que hacer

    • Samai Suti
      Responder

      Hola Hermosa! No veas las piedras como una carga, son un desafío que siempre traen oportunidades para crecer. No te preguntes ¿Por qué a mi? mejor pregúntate ¿Para qué me está sucediendo esto? Busca ver la situación desde otro ángulo. Estoy segura que si esas rocas están ahí es porque tu eres fuerte para irlas eliminando, bordeando y quedándote con las que sean tus joyas. Estoy aquí para apoyarte, me puedes escribir a mariansassano@samaisuti.com

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.