El color es un lenguaje universal y el rojo es sexy por naturaleza. 

Todos los días te expresas a través de los colores, por los que escojas o le des a tu cuerpo. 

 El rojo está asociado al aspecto sano del ser, refleja los niveles de energía básicos del cuerpo, tanto en exceso como por defecto [sano – enfermo | ánimo – desánimo | vivo – muerto].

Es la energía para hacer que las cosas sucedan, el lado material de la vida. La fuerza vital, la sangre que corre por tus venas…

La energía, fuerza, vitalidad, abundancia, alegría vital, calor, acción, foco, ánimo y desapego vibran a través de este color.

 

La perspectiva con la que ves al mundo requiere energía y un sentido básico de seguridad, por lo que amerita un nuevo esfuerzo para el cambio que te permita reevaluarte cuando sea necesario.

Es la energía básica del amor en pareja, la pasión para cada encuentro sexual. El estallar de placer, de calor emocional, el magnetismo sexual completo para convertirte en un imán de vida, amor y felicidad; esto incluye la dulzura de la satisfacción sexual.  ¿Qué pasa si no hay sexo? ¡Tranquilo! no te vas a morir, esta energía se localiza principalmente en nuestras zonas sexuales, también en las manos y el sentido del olfato, así que, mientras no haya sexo, esa misma energía la puedes direccionar a trabajar concsientemente para materializar todo lo que quieres: tus sueños, proyectos, incluso cosas materiales, porque es la fuerza de manifestación hecha materia. 

En desbalance, este color lo percibes físicamente cuando estás bajo de energía por cansancio, fatiga, agotamiento, estrés, y también al ver la vida como un problema para sobrevivir. 

En emociones lo sientes en la rabia, ira, cólera, resentimiento, frustración o vergüenza cuando los cachetes o mejillas se te sonrojan, y mentalmente cuando pierdes el foco o la concentración en tus acciones diarias. Ten este color equilibrado si deseas meditar. 

Al mantener la energía del color rojo bien trabajada cuentas con la capacidad de automotivarte, motivar, impulsar y despertar a otros. Un color para estimular la acción, el carácter dinámico y activo. ¡Siéntete vivo!

– Come fresas, frambuesas, tomates, manzanas y alimentos rojos vivos.

– Haz ejercicios aeróbicos, hiit [High Intensity Interval Training (o entrenamiento en intervalos de alta intensidad].  Sube montañas, trota, haz crossfit, salta cuerda. Haz lo que disfrutes, incluso baila para mantener tu cuerpo caliente y vivo.

– Haz el amor y disfrútate mientras lo hagas.

– Busca una actividad en que mejores tu concentración. Si no hay concentración no puede haber meditación verdadera. 

– Contempla el calor del fuego. Este elemento conduce al crecimiento; si no hay fogata, haz el ejercicio con una velita.

– Acumula esta energía a nivel espiritual y manifiéstala en el espacio material. Vive el triunfo del equilibrio en ambos mundos.

 Así que levántate y anda a hacer todo lo que quieres para tu bien y el de otros, porque te mereces una vida que merezca ser vivida. 

 

Con Amor

Samai Suti.

¡Suscríbete!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.