Evaluar los logros que tuviste este año, te ayudará a trazar la ruta para tus metas del 2018 

La revisión de las metas alcanzadas es una escena muy común ante la inminente llegada del fin de año. Muchas veces, cuando inicia el mes de diciembre, se presenta una gran satisfacción por los logros obtenidos, o bien algo de culpa por el tiempo y oportunidades que pudieron aprovecharse mejor. Sin embargo, en ocasiones, la reflexión sobre las metas trazadas el año anterior, no deja ver los resultados reales, aunque no hayan sido parte del plan original; es decir, tal vez no te trazaste un objetivo específico, y posiblemente alguna situación particular te llevó a él. ¿Cómo está tu balance de metas cumplidas para este fin de año?

 

Metas del Año Viejo

Tómate un tiempo para revisar cuánto de lo que te propusiste al final del año anterior se materializó. Sin porcentaje, no te coloques puntuación ni nota. ¿Quieres  acaso sentirte tan mal como cuando sacabas malas calificaciones? Es preferible que te evalúes en base a tus destrezas, sensaciones o niveles de satisfacción.

– Si tienes anotaciones de tus metas y plan de acción, búscalas para hacer una evaluación más precisa. Si no, busca un recuento de los mejores momentos del año y recuerda qué cualidades y acciones invertiste para lograrlos.

– Analiza cuánta energía, tiempo, motivación y foco mantuviste para lograr cada uno de esos objetivos. Aquí sí es válido, calcular y sumar porque puedes medir tu dedicación.

– Determina cuáles obstáculos, tanto internos como externos se presentaron para sabotear esas metas.

– Analiza por separado cada ítem y pregúntate qué herramientas, recursos y apoyos (internos y externos) tuviste para alcanzarlos.

– Añade aquellos logros que no planificaste ni visualizaste y que sin embargo, alcanzaste sin esperarlos. Con estos, también revisa con qué tipo de apoyo interno y externo contaste para llegar a ellos.

 

Agradece por las metas alcanzadas

Una vez que analices todo aquello que obtuviste este año, aunque lo hayas planificado o no, podrás llegar a una conclusión objetiva sobre las bondades que te trajo el año saliente, sin culpas y sin mayores expectativas. Cada caso y realidad son únicos y quizás, si no iniciaste el curso de alemán que querías, gracias el hecho de que dominas perfectamente el francés fuiste seleccionada en tu trabajo para hacer un curso que no esperabas, y que aportará mucho en tu ámbito profesional. Es un logro alcanzado, sin haberlo buscado ni esperado.

 

Limpiar y depurar todo aquello que no ocurrió este año, aunque lo desearas con fuerza, te ayudará a “vaciar la vasija” para emprender un nuevo rumbo con metas claras y alineadas a un propósito mayor. A veces, cuando no obtienes exactamente lo que deseas, ganas lecciones y aprendizajes. Lo importante es tomar tu lienzo y acuarelas y hacerte responsable de tu propia obra de arte. ¡Comienza hoy!

 

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.