Si tus emociones te dominan hasta el punto de llevarte a comer en exceso (o dejar de comer), la clave no está en controlarlas, sino en aceptarlas e integrarlas en tu día a día

El descontrol emocional puede llevarte a comer en exceso. ¿Te has encontrado en algún momento con un gran helado de chocolate, en tu cuarto, luego de un despecho? No eres la única. La ansiedad por consumir chocolate o algún dulce es común ante una ruptura amorosa, al perder un trabajo (o cuando no te seleccionan para algún cargo que deseas), e incluso al atravesar momentos álgidos no solo con la pareja, sino con amigos, familiares y seres queridos. ¿Alguna vez has pensado que huir de la situación, o desviarla con la comida, solo te hace más daño?

Salud bajo la lupa

La necesidad de consumir dulces es una de las “salidas” más frecuentes a las emociones o sentimientos que no se trabajan o manejan adecuadamente. Sin embargo, un consumo desmesurado de azúcar por un tiempo prolongado en personas con antecedentes genéticos, puede desencadenar una diabetes tipo 2 y otros desórdenes hormonales y metabólicos. ¿Serías capaz de darle tanta importancia a una emoción como para que afecte tu salud?

Louise Hay atribuye la diabetes a tristezas profundas, a la nostalgia por lo que pudo ser y no fue, y al hecho de que restos de dulzura en la persona luego de alguna circunstancia dolorosa. ¿Llegarías a este punto por aferrarte al pasado?

Elige soltar

Buscar compensaciones, como dulces o bebidas que se hacen “necesarios” para trabajar, concentrarse o simplemente tener cierta tranquilidad a lo largo del día, son muestras claras de tener ataduras con el pasado.

Los sustitutos solo cubren carencias emocionales y la inconformidad del día, bien sea no sentirse bien con la propia imagen, el peso, el trabajo, o las relaciones interpersonales.

Sea cual sea tu situación, tienes la capacidad y la posibilidad de revertirla. Todo comienza por creer en tu verdadero poder para generar lo que deseas. Esto te llevará a reconciliarte con tu propia imagen, ideas y sentimientos, y a generar acciones para blindar tu bienestar físico y mental. ¿Quieres estar atada a experiencias pasadas, o avanzar?

Regula tus emociones

Reconoce tu poder. Nadie te amará o respetará más que tú, y nadie podrá comprometerse contigo si tú no asumes la responsabilidad sobre ti, independientemente de tus circunstancias.

  1. Haz el acting. Si estás triste y no sabes por qué, vístete de lo que quieres ser, y actúa como lo que deseas alcanzar, en vez de recurrir a la comida como compensación. ¡Sana a tu niña interna!
  2. Eres responsable. Tienes el poder de regularte, de elegir y decidir en qué pensar, qué creer, cuándo actuar y qué comer. ¡Es tu decisión!
  3. Respeta tu templo. Tu cuerpo es como un templo, eres responsable de elegir qué escuchar, qué decir y qué consumir. Si consumes comida chatarra, el mensaje para tus células es distinto al que das al mantener una dieta saludable.

Mi peso ideal

El peso ideal no viene de las medidas exactas o esperadas por la sociedad, ni de dietas estrictas. Como explico en mi ebook, por un tiempo subía y bajaba de peso según mis emociones. La relación del efecto yo-yo con el desbalance emocional es directa. Sin embargo, con disciplina y determinación es posible adoptar rutinas saludables (sin que sean una tortura), y encontrar una autoimagen (sin estereotipos) que te genere bienestar, para que aprendas a sentirte cómoda dentro de tu propia piel y a tu manera.

En “Mi peso ideal” te cuento todo el proceso de autodescubrimiento y amor propio que se requiere para lograr llegar a expresar esa afirmación con convicción. No se trata de “hacer dieta” o tomar dos litros de agua al día exclusivamente, sino de llegar a la raíz de tu relación con la comida, trabajarla y salir victoriosa.

El beneficio va más allá de sanar tu relación con la comida, o bajar de peso. Una vez que internalices tu propio proceso y realidad en simples pasos, mientras tengas la voluntad y determinación de cambiar, podrás ganar salud, bienestar y prevenir enfermedades.

Recent Posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.