Superar los patrones y creencias limitantes es indispensable para garantizar el crecimiento y los cambios de vida

Tus relaciones, actitudes y comportamiento reflejan buena parte no solo de tus experiencias, sino también del aprendizaje que has tenido desde tu infancia. Muchas veces, algo que te dicen en un momento determinado resuena inconscientemente en cada uno de tus actos y marca pautas al momento de desenvolverte en determinados contextos.

Conocer las memorias o programas que tienes, aquello con lo que te mueves o te manejas y las creencias que tienes arraigadas te permitirá avanzar con mayor rapidez hacia tus metas.

Identifica tus creencias

Puede ser que estés convencida de que debes agradar a los demás y complacerlos para ser aceptada, quizás estés segura de que eres la única responsable del bienestar de tu familia, o tienes la convicción de que solo puedes ser feliz en pareja.

En el ámbito laboral, algo muy común es pensar que es indispensable trabajar muy duro por un buen tiempo y con pocos beneficios para garantizar un buen futuro o una vejez cómoda, y aunque es importante tener cuidado con este punto, porque ciertamente es importante trabajar por los sueños, no es indispensable desgastarte en el proceso.

Ninguna verdad es absoluta porque depende de la interpretación de cada persona; todo forma parte de tu sistema de creencias. ¿Lo conoces?

¿Cansada de vivir lo mismo una y otra vez?

Hay situaciones que se repiten en distintas oportunidades o contextos. Por ejemplo, una persona que viene de un hogar con un padre o hermanos muy estrictos o permisivos, puede que tenga dificultades con figuras masculinas en sus relaciones y en el trabajo. Cuando distintas relaciones de pareja arrojan resultados insatisfactorios similares, tal vez exista alguna idea dentro de ti sobre cómo vivir o manejarte en pareja que no te traiga buenos resultados.

Cuando las situaciones se repiten, no necesariamente se trata de factores externos o ajenos a ti, a pesar de que así lo parezca. Es importante revisar qué piensas realmente sobre determinadas situaciones y cuáles son tus patrones de comportamiento. Solo una vez que identificas claramente cada punto, podrás cambiarlo.

Trabajo personal con patrones y creencias

A pesar de que es posible lograr los cambios que deseas, estos no necesariamente llegarán por arte de magia. Este trabajo es importante hacerlo con la ayuda de un life coach o guía que te lleve a identificar y reconocer tus límites y tu potencial, para transformar todas aquellas limitaciones que te impidan conectar con tus metas y sueños.

En principio, puedes hacer un ejercicio sencillo para reflexionar y luego evaluar con detenimiento en un proceso de coaching.

1. Delimita las creencias por área, en todo lo relacionado con tu aspecto físico, salud, trabajo, dinero, relaciones, estudios, cultura, viajes y espiritualidad. Revisa todo lo que consideres necesario, en especial aquellas áreas en las cuales consideras que requieres trabajar.

2. Escribe tus creencias, revisa tus patrones de comportamiento en función de ellas y evalúa cómo te hacen sentir.

3. Pregúntate quién serías o de qué serías capaz si no tuvieras esa creencia específica.

4. Cambia el patrón, modifica la creencia por una que te motive y te lleve a donde quieres llegar.

Suelta los viejos patrones

Aunque este proceso no es rápido ni sencillo, menos aún si lo haces en solitario, piensa que una creencia limitante puede sabotear el camino hacia tus mayores anhelos, mientras que modificarla será un pasaporte directo a todo aquello que siempre has soñado. Comienza por creer que puedes generar estos cambios y anímate y confrontarte para realizar el trabajo necesario que te lleve a lograrlos. Todo depende de ti y del compromiso con tu transformación.

Recommended Posts

Leave a Comment